Para vivir un cuento de hadas de verdad, nada supera la ciudad donde nació el escritor y poeta Hans Christian Andersen. Y es que no hay lugar más apropiado que Copenhague para hacer realidad el sueño de todos los románticos por vivir unas navidades blancas.

Bajo los copos de nieve y las bajas temperaturas, Copenhague se llena de espíritu navideño durante estos últimos meses del año. Para vivir unas fiestas distintas, ¡escoge la capital como próximo destino!

‘Christmas Market’ en el castillo de Hamlet

El palacio renacentista más espectacular de Europa abre sus puertas y organiza el mejor mercado navideño de Dinamarca. El castillo Kronborg es principalmente conocido por ser el escenario de la aclamada novela Shakespeariana ‘Hamlet’. Visitarlo en Navidad te permite ver el jardín y los preciosos salones adornados con motivos festivos. Además de mercadillos que venden regalos de navidad y bebidas calientes para sobrevivir al frío, el castillo ofrece actividades y talleres durante todo el día.

Patina en las famosas pistas de hielo danesas

Una actividad tan común en locales como en turistas en Copenhague es patinar sobre hielo. La ciudad abre un total de tres pistas de hielo enormes en puntos céntricos de la ciudad y algunas incluso abren por la noche. La pista de hielo más popular es la que abre en la entrada de Frederiksberg Garden y es gratuita. Apta para todas las edades, es ideal para patinar en familia y absorber el espíritu navideño.

Ambiente festivo en el Tivoli

Con bandas sonoras tocando villancicos por todos los rincones y el nuevo Christmas lightshow, ¡la Navidad en el Tivoli promete este año! El Christmas Lightshow es la inauguración de las luces de Navidad y se encienden hasta 16 000 luces para convertir al Tivoli en un verdadero paraíso navideño. Además, ¡todas las atracciones siguen abiertas en esta época del año!

¡No te vayas sin probar el Gløgg!

Disfruta del típico ponche de navidad escandinavo, hecho a base de una mezcla de vino tinto y varias especies como pasas o almendras troceadas. Mantente caliente saboreando el Gløgg mientras admiras las espectaculares luces de los Jardines del Tívoli. Si quieres probar el mejor Gløgg del país, acércate a la taberna Hviids Vinstue. El bar sigue la tradición de 300 años de antigüedad de servir el primer vaso de Gløgg el 11 de noviembre a las 11 de la mañana.