Si hay una prenda de ropa que triunfa en los meses de verano, esta es el bikini. Estamos todas muy al día de las tendencias y modas de este tipo de bañador y sabemos el modelo que nos queda como anillo al dedo. Y es que no hay nada mejor que sentirse estilosa y segura de una misma mientras nos paseamos por la playa.

Es por eso que no hay post más adecuado para este mes de agosto que uno dedicado exclusivamente al bikini. Y es que si es cierto que nos creemos expertas por tener cada modelo de bikini distinto y además en cada color en nuestro armario, no conocemos cómo y dónde surgió. ¿Sabías que estuvo prohibido durante un tiempo en España e Italia? Chocante, ¿Verdad?

Fueron dos diseñadores franceses los que, por separado, tuvieron la idea de esta magnífica revolución en bañadores. Louis Réard, hijo de los dueños de una tienda de lencería llamó ‘Átomo’ a su creación e hizo que se escribiera ‘Átomo, el bañador más pequeño del mundo’ por todo el cielo de Cannes.

Por si esto no había causado escándalo suficiente entre la sociedad tan recatada y conservadora de principios del siglo veinte, el diseño del bikini del diseñador Jacques Helm fue aún más pequeño y atrevido. Era tan diminuto que exageró diciendo que el bikini podía pasar por un anillo. Su diseño debutó en una stripper que lo lució en una piscina pública de París y le puso el nombre de una isla del Océano Pacífico.

Aunque el bikini se prohibió en la mayoría de las playas españolas e italianas, se convirtió en una tendencia revolucionaria e impactante para la mujer. Las célebres más reconocidas del momento como Brigitte Bardot y Marilyn Monroe empezaron a llevar los diferentes modelos de bikini que rápidamente se idearon al ver el revuelo tan grande que tuvo el modelo original.

                                   

A finales del siglo veinte, el bikini no tenía límites. Las mujeres se atrevieron a llevar cualquier diseño: bikinis con la parte de debajo de cintura alta, con detalles de pedrería, bikinis bandeau… El nacimiento de esta tendencia fue una liberación para la mujer y fue un artefacto para ganarse respeto, confianza y dignidad ante una sociedad que la tenía por modesta y precavida.

(Todas las imágenes están recuperadas de: www.slate.com)