El fin de semana pasado se disputó la carrera de coches más prestigiosa y antigua de la fórmula 1: el Gran Premio de Mónaco. Si no sigues este deporte quizás estuviste igualmente pegada a la tele para ver la elegancia y el encanto del país donde se disputa que hace de esta carrera una de las más vistas alrededor del mundo.

Ubicado en la Riviera francesa en el sud-oeste de Francia, Mónaco destaca por ser el destino favorito de los famosos y la alta nobleza debido a su clima, su belleza natural y el lujo que lo rodea. Con una superficie total de solo dos quilómetros, puedes descubrir el país en poquísimo tiempo, ¡perfecto para una escapada de un día!

 

 

Es un destino ideal para nosotras y también para él. Las enamoradas de la moda estarán en su salsa paseando por las calles y galerías de Monte-Carlo y observando el escaparate tan bien decorado y puesto de las tiendas de lujo. Los amantes de los coches se toparán con un concesionario de coches en literalmente cada esquina además de coches tuneados de forma fascinante y original en la entrada de los mejores hoteles de la ciudad. ¿El porqué del lujo y extravagancia de Mónaco? Pues porque este es el país con más multimillonarios por cápita ya que no se tienen que pagar impuestos.

Si no conoces Mónaco por su única e increíble dimensión del automovilismo, estamos seguras de que te suena por ser la casa del casino más reconocido del mundo, el Casino de Monte-Carlo. Aunque seguro que si callejas por Mónaco te encontrarás con al menos otros cinco casinos, si te apetece probar por una vez el mundo del juego y las apuestas, el Casino de Monte-Carlo es donde debes ir. Solo por ver su impresionante decoración y tamaño y respirar un ambiente puramente monegasco, ¡ya vale la pena entrar!

Vestidos con prendas de diferentes tonos de azul náutico, blanco y crema, los habitantes de este pequeñísimo país inspiran glamour, gusto y fineza y se adaptan al tiempo ni muy caluroso ni muy frío de la Riviera francesa.Para la mayoría de los personajes conocidos más pudientes es el paraíso y el lugar para desconectar y relajarse disfrutando de la dorada arena y el agua cristalina que ofrece. Para los demás, Mónaco nos aporta una lección de elegancia y antigüedad por su palacio real, su casino y su casco antiguo.

Es un destino altamente prestigioso del que disfrutar durante un fin de semana y poder recorrer los lugares que han ganado fama ya que se tratan de localizaciones icónicas de algunas películas de la saga James Bond. Empápate de glamour y grandiosidad en este diminuto país de la costa francesa.