Son muchas las mujeres que, a lo largo de la historia, han despertado nuestra admiración. Mujeres que por sí solas han sabido hacer de su vida un culto al arte, la pasión y la fortaleza.

Ellas nos inspiran y nos hacen confirmar que, con actitud y esfuerzo, todo es posible. Por eso hoy, en WOM&NOW, en el Día Internacional de la Mujer, queremos destacar a 3 mujeres que han sido referentes tanto por su coraje como por su trabajo.

Frida Kahlo: una gran diva de la historia del arte

Hay personas capaces de dejar un legado que no se pierde con el tiempo, sino que se fortalece. Una de ellas es Frida Kahlo, la famosa pintora mexicana que aún hoy, más de cincuenta años después de su muerte, sigue siendo una de las influencias más grandes en el mundo del arte.

Gran parte de la vida de Frida estuvo marcada por el dolor y la desesperanza. En 1925 sufrió un accidente que la dejó postrada en la cama por un año, lo que despertó su pasión por el arte. La pintura se convirtió en la vía de escape para sus emociones y padecimientos.

"No sé si mis pinturas son o no surrealistas pero, lo que sí estoy segura es que son la expresión más franca de mi ser".

La mayor parte de su obra está formada por autorretratos. La pintora expresaba todos sus sentimientos y experiencias con coloridas pinceladas que la retrataban en escenarios llenos de surrealismo. Famosa por sus rasgos masculinos, sus cejas pobladas y su sarcástico sentido del humor, Frida fue una gran defensora del feminismo: supo crear, a través de su arte, una nueva identidad para la mujer rechazando los convencionalismos.

Vladimirovna Tereshkova y su valentía en el espacio

En el año 1963 Vladimirovna Tereshkova se convirtió en la primera mujer en viajar al espacio exterior. A bordo de la nave soviética Vostok VI, esta joven de tan solo veintiséis años, marcó un antes y un después gracias a su coraje y determinación.

Vladimirovna Tereshkova era miembro de un aeroclub de paracaidismo auxiliar de la Fuerza Aérea Soviética. Su misión formaba parte de un experimento para determinar si las mujeres tenían la misma resistencia física y psicológica que los hombres en el espacio. El resultado fue afirmativo y Tereshkova dejó claro, no solo la capacidad de las mujeres, sino también su valentía.

Pocos sabían que la mujer que se lanzaba al espacio sufría vértigo. Sin embargo, a pesar de su pánico, la experiencia fortaleció aún más su espíritu y la condujo a ser una ferviente luchadora del movimiento feminista soviético. A partir de ese momento, su deseo y objetivo fue que las mujeres recibiesen un trato igualitario respecto a los hombres. Gracias a su empeño y perseverancia en la defensa de la paz mundial, fue nombrada "Mujer del siglo XX" por la distinguida organización británica Asamblea Anual de Mujeres Sobresalientes.

Malala Yousafzai y su lucha por los derechos de la mujer

Malala Yousafzai, una pakistaní de tan solo 20 años, ha logrado hacerse conocer en poco tiempo gracias a su esfuerzo, dedicación y palabras. Comenzó a escribir para un blog de la BBC denunciando la injusticia que se vivía en su ciudad natal, Mingora, a manos de un grupo terrorista.

Múltiples asesinatos y la prohibición de la educación para las mujeres fueron parte de las atrocidades que Malala no pudo callar. Esto llevó a que, en el 2012, fuese víctima de un atentado terrorista mientras viajaba en un autobús escolar. A pesar de los daños sufridos, logró recuperarse y retomó su labor con mayor fuerza si cabe:

“Que las mujeres sean independientes y peleen por ellas. Es tiempo de pelear. Llamamos a los líderes mundiales a cambiar sus estrategias”.

Su lucha por la igualdad, el derecho a la educación y el respeto de la mujer han tenido un gran impacto en los medios gracias a sus palabras y acciones. Entrevistas, notas, un documental, e incluso un libro, han hecho que el nombre de Malala de la vuelta al mundo. En el 2014, con tan solo dieciséis años obtuvo el Premio Nobel de la Paz, convirtiéndose en la persona más joven en recibirlo.

Ya son más de diez los premios que cuenta en su haber, sin embargo, cuando el tiempo pase, no serán sus premios lo que recordaremos, sino su deseo de un mundo más respetuoso, justo e igualitario.