París, la capital de la moda, nos ha conquistado con su  estilo y savoir-faire. Sus calles son más que aroma a café y vistas increíbles, son una verdadera pasarela de tendencias y looks impecables. La moda parisina es única: desborda elegancia y buen gusto con outfits que contrastan por su espontaneidad.

En Wom&Now creemos que no hace falta estar en la ciudad de la luz para poder lucir un auténtico look parisino, y hoy te traemos las claves para que lo pongas en práctica.

La elegancia ante todo

Hay un concepto que destaca más que cualquier otro cuando hablamos de moda parisina: elegancia. No importa la ocasión o el momento del día, un verdadero look parisino es siempre elegante y sabe transformar lo casual e informal en algo que parece salido de la mismísima pasarela ¡Très chic en todo momento!

Colores suaves, como el beige, o neutros, como el blanco, son imprescindibles en nuestro armario si queremos lucir un look afrancesado. El rojo pasión y el rosa vibrante tampoco pueden faltar como contrapunto.

look-parisino-elegancia

La importancia de combinar

Tener un fondo de armario con básicos para combinar entre si es otra de las principales claves. Las prendas de líneas sencillas y sin estampados llamativos pueden ser los protagonistas perfectos para un look relajado; además siempre podemos recurrir a unos clásicos labios rojos si deseamos un toque atrevido. 

Una chaqueta con un toque diferente o de un color vibrante también pueden ser el aliado perfecto para dotar  de fuerza a nuestro look.

look-parisino-combinar

Look marinero

Por último, no podemos olvidar uno de los must de la moda parisina: el estilo marinero. El estampado de rayas, especialmente el tradicional azul y blanco, tiene un je ne sais quoi que nos encanta. Podemos combinarlo con faldas lisas o leggins negros y obtener un look muy veraniego.

look-parisino-marinero

Ahora ya lo sabes, para adoptar un estilo parisino simplemente debes mantener la sencillez en tus outfits, hacerte con algunas prendas atemporales y  no olvidarte de incluir un toque espontáneo y atrevido. Dile hola a París desde tu propio armario y… ¡Voilà!